Acrecienta la violencia contra las mujeres

La reforma laboral profundizará precarización del trabajo femenino

06 Oct 2012   |   comentários

JPEG - 50.4 KB

En México ocupamos 42% de la fuerza laboral, somos 18 millones de trabajadoras en condiciones de superexplotación, percibimos hasta $5.4 menos salario por hora que los hombres, no contamos con seguridad social ni estabilidad en el empleo, al mismo tiempo que somos cabeza de familia en 25.5% de los hogares. Cuando quedamos embarazadas, muchas veces nos despiden o para contratarnos nos piden prueba de no embarazo y el acceso a estancias infantiles es muy restringido.

Recaen sobre nuestras espaldas el cuidado de los hijos, el trabajo y la casa, base de la opresión que hace a la mujer, restringiéndonos en el plano social y sindical de participar y defender nuestros derechos.
Frente a esta situación el gobierno pretende imponer la Reforma Laboral que disminuye los derechos de las trabajadoras, con lo cual colocará a las mujeres en mayor vulnerabilidad de sufrir discriminación y violencia, cuando ya aumentó en 60% de la violencia contra las mujeres, con un incremento alarmante del feminicidio.

La idea de protección de los derechos de las mujeres es de doble cara pues de poco servirá la inclusión de la sanción al acoso y hostigamiento sexual, si las nuevas formas de contratación y despido favorecerán ese tipo de prácticas. Por ejemplo, si una joven está por contrato a prueba, el empleador o sus superiores pueden acosarla sexualmente; si accede tiene trabajo y si no la despiden. Tan sólo en 2006 1.3 millones de mujeres fueron acosadas en el trabajo. [1]

De pasar la reforma laboral estaremos en peores condiciones pues con la inestabilidad laboral mediante el outsourcing, la contratación por hora y a prueba nos será más difícil defendernos jurídicamente. Debilitan nuestro derecho a la organización sindical y a la huelga. Sin el respaldo de verdaderos sindicatos desde donde nos podamos organizar seguiremos siendo víctimas de discriminación y violencia.

No hay responsabilidad ni del estado ni de los patrones para que la mujer pueda deslindar responsabilidades domésticas que disminuyan su jornada diaria. Su trabajo no remunerado equivale a 17% del Producto Interno Bruto de nuestro país. Además de que flexibiliza la licencia de gravidez, los permisos por maternidad quedarán a criterio del patrón, afectando nuestro derecho a la salud y la de nuestros hijos.
Por ello es necesario tomemos en nuestras manos la lucha por nuestros derechos junto a todos los sectores en lucha, salgamos a las calles y gritemos:

¡Que la crisis la paguen los capitalistas¡
¡Basta de violencia contra las mujeres!
¡Por nuestro derecho a la sindicalización y a la huelga!
¡Defendamos la licencia de gravidez y su extensión con derecho a salario integró, salas de cuna y jardines infantiles gratuitos, garantizados por la patronal y el estado!
¡Contra la precarización e inestabilidad laboral!
¡Las mujeres de pie contra a Reforma Laboral!

Te invitamos a organizarte con Pan y Rosas para luchar en defensa de nuestros derechos, desde la escuela y centro de trabajo

[1Estadísticas del INEGI a propósito del Día Internacional de la Mujer.









  • No hay comentarios para este artículo