Salario y crisis económica

01 May 2013   |   comentários

Compañeras y compañeros trabajadores: quienes escribimos en este boletín sabemos que cada vez es más difícil llevar alimento a la casa. En estas líneas queremos explicar cómo el gobierno ataca el salario con sus reformas y por qué debemos luchar por la recuperación del poder adquisitivo de éste.

¿Qué es el salario?

Parecerá de dominio de todos, pero es importante saber que el salario es la forma con la cual el patrón oculta el tiempo de trabajo que nos roba. El salario es la proporción en dinero que el patrón retribuye a los trabajadores como pago por su tiempo de trabajo empleado, sin embargo, existe tiempo de nuestro trabajo que sólo da ganancia al patrón, es decir, ¡trabajo NO pagado! El valor de nuestro salario podemos reproducirlo en mucho menos tiempo que lo que establece la jornada laboral, ¡es un robo cínico al valor de la fuerza de trabajo! Este pago sólo es lo suficiente para que podamos recuperar las fuerzas para la jornada del día siguiente y en cuanto cumplimos con esta cuota de tiempo, el resto va directo a las bolsas del patrón. Los obreros son la base de todas las empresas y es importante que nunca olvidemos que el patrón SIEMPRE querrá pagarnos lo menos y extender la jornada laboral lo más posible ya que aquí radica la fuente de sus ganancias.

¿Cómo pegan al salario las reformas estructurales?

Los golpes al salario mediante reformas vienen de décadas atrás. Recordemos la reforma a la ley del IMSS y del ISSSTE, todas las privatizaciones de los noventas, las devaluaciones al peso, el despido de miles de trabajadores (como a Luz y Fuerza del Centro), y muchas otras. A pesar de que ha habido cambio de partido en el poder político (de PRI a PAN y otra vez PRI, o el PRD en el DF) los golpes continúan y cada vez son más fuertes. ¿Qué es ahora lo que hace la Reforma Laboral? Ya hemos visto todos cómo se volvió práctica común en todos lados la contratación por lo que llaman “Outsoucirng”, que no es otra cosa que emplearnos sin ningún tipo de contrato, u obligándonos a aceptar de antemano nuestra renuncia en poco tiempo. O el “Pago por hora” que no es otra cosa que emplearnos con el salario más bajo posible por nuestro tiempo. Los “Contratos a prueba” y la “facilidad de despido” son una muestra de todas las facilidades legales que el gobierno le puso a los patrones para que la “Ley” esté siempre en nuestra contra. ¿Han notado cómo ahora poner un recurso en la Junta de Conciliación y Arbitraje es casi de antemano un caso perdido?

¿Cómo luchar y triunfar?

La crisis alimentaria y sus aumentos en los precio (como el reciente caso de la tortilla, pollo etc,) hacen que cada vez alcance para menos comida o de peor calidad, eso sin mencionar el ya sonado IVA en alimentos y medicinas. Es importante pelear por un aumento general de emergencia que cubra totalmente el costo de la canasta básica, exigiendo que el salario aumente por lo menos en la misma proporción que aumenta la inflación, (recordemos que muy hábilmente los gobiernos negocian los salarios primero y establecen el nivel de inflación después). Es necesario levantar un programa de recuperación del salario arrancado mediante la organización a los patrones para que garantice condiciones dignas de subsistencia para la clase trabajadora.









  • No hay comentarios para este artículo