El PRI de siempre retorna al poder

16 Dec 2012   |   comentários

A pesar del cuestionado triunfo electoral, Peña Nieto buscará recomponer el sistema de la alternancia tan debilitado luego que el panismo concluye su sexenio con más de 70 mil muertos. Para eso, apelará a medidas represivas, como se vio en la acción policial del #1Dmx y en su primer anuncio: “El ejército se mantendrá en las calles”.

Con el nuevo gabinete salieron a la luz una docena de nombres ligados familiar, política o financieramente a Carlos Salinas de Gortari. Políticos reciclados que de “nuevo PRI” no tienen nada y encarnan la década de más feroz ofensiva neoliberal de la burguesía y la patronal contra los trabajadores en México.

Pero aunque el PRI tiene el apoyo de los partidos y el Congreso deberá enfrentar la crisis económica y el descontento social. Desde un principio Peña lanzó un discurso de “unidad nacional” buscando la estabilidad que le permita avanzar con los planes contra las masas, en lo cual será fundamental el rol del Congreso y su buena relación con el ejército. Aunque el recién electo Secretario de la Defensa dijo que respetará los derechos humanos, tan falso que al mismo tiempo los manifestantes evadían las balas y gases lanzados frente al Congreso.

Los acontecimientos del #1Dmx y el antecedente de la reforma laboral impuesta las semanas pasadas muestran un régimen que se posiciona para avanzar en la ofensiva mandatada por el imperialismo, donde el PRD aparece como una oposición cada vez más leal y adaptada al PRI y al PAN, negociando y aliándose a su conveniencia con ambos partidos. Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD lamentaba la posibilidad de romper alianzas electorales previamente pactadas con el PAN hacia 2013.

Un gobierno que inicia con respaldo empresarial y buscará negociar las reformas estructurales para implementar sus planes, entre ellos, su gran objetivo: privatizar Pemex.

JPEG - 36 KB








  • No hay comentarios para este artículo