El PRD y la criminalización de la protesta

23 Oct 2013   |   comentários

El PRD y la criminalización de la protesta

El pasado 2 de octubre una vez más el gobierno del Distrito Federal arremetió con sus granaderos y cuerpos policíacos en contra de una manifestación pública. Decenas de golpeados, heridos y detenidos fue el saldo del operativo montado para la marcha conmemorativa.

JPEG - 40.5 KB

Desde el inicio de la administración de Mancera, el PRD, a través del gobierno capitalino ha demostrado su lealtad con el Pacto por México, llevando más allá el apoyo a las reformas estructurales en el Congreso con el despliegue de su aparato represivo contra distintas manifestaciones en repudio a la política del gobierno federal y sus reformas, dispositivos de seguridad donde el principal blanco son los contingentes integrados por jóvenes.
El Pacto por México lleva al PRD a mostrar su verdadero rostro de partido patronal, dispuesto a defender los intereses de la burguesía. Ha profesionalizado su aparato represor, garantizando su colaboración con el gobierno de Peña Nieto y amparado en los medios masivos de comunicación y su petición constante de represión. Mancera y su policía se valen de medios ilegales para ejecutar la represión, con balas de goma, detenciones arbitrarias, golpizas a manifestantes para después dejarlos ir, con policías vestidos de civil mezclados en las marchas para iniciar el enfrentamiento y acosar a los grupos organizados.
Primero de diciembre, 10 de junio, 1 de septiembre, 13 de septiembre y 2 de octubre son fechas donde el gobierno de Mancera ha golpeado y detenido jóvenes y trabajadores que se manifestaban en las calles de la ciudad, en donde la obstrucción legal para impedir la defensa de los detenidos es una constante y el endurecimiento de las sanciones es mayor en cada caso. Ante la ofensiva brutal que representan las reformas estructurales para el pueblo pobre y trabajador de México, el PRD ha definido bien de qué lado está, en cada oportunidad a mostrado su lealtad al gobierno federal sin importar que las reformas afecten a sus bases populares.
El salvajismo con que actúa la policía capitalina muestra su grado avanzado de descomposición, los mismos policías que reprimen jóvenes en las calles y son llamados héroes por el conductor de noticiarios en turno, son protagonistas de secuestros y extorsiones en la vida cotidiana de la ciudad (como en el caso Heaven).
Ante la presión del sector patronal, Mancera tuvo que publicar un Protocolo de Seguridad que garantiza el uso de la fuerza contra los manifestantes, cuando sean considerados violentos intentando a la vez responder a la campaña democrática que surgió contra la represión del 1° de diciembre.
Ante la represión sistemática del gobierno hacia las manifestaciones en las calles y a la criminalización de la protesta social y de la juventud es necesario que los jóvenes, trabajadores y campesinos, nos organicemos para defender nuestro derecho a la protesta, levantando una gran campaña contra la represión, por la libertad inmediata e incondicional de todos los presos políticos como el profesor Patishtán y los detenidos el 2 de octubre y por la libertad de expresión, de prensa y asociación.









  • No hay comentarios para este artículo