LOCK OUT EN LEAR: Chantaje patronal contra la gran lucha obrera

08 Aug 2014   |   comentários

Al cierre de esta edición los portones de Lear estaban cerrados. El jueves 7 de agosto la patronal yanky no solo no dejó pasar a los delegados, pese a los 12 fallos judiciales que ordenaron su reingreso, sino que ahora comenzaba un “lock out ofensivo”, dejando suspendidos a todos los trabajadores de la fábrica por dos semanas. Estas nuevas suspensiones son totalmente ilegales, ya que el Ministerio de Trabajo estableció que la empresa no demostró ninguna crisis que justifique suspensiones masivas. Además hay un acuerdo con Ford que - para bancar las dos semanas de suspensión sin que se corte la producción de autos - viene importando mazos de cables de otros países, reemplazando los que debería hacer Lear.

JPEG - 25.2 KB

Sin embargo, la medida de la patronal va más allá de la suspensión de todo el personal. Lo que hizo la multinacional yanky ahora es un verdadero “lock out”, un cierre de la fábrica que persigue el objetivo de quebrar la voluntad de los trabajadores cuando se está desarrollando el conflicto. El “lock out” es una figura que está penada por las leyes argentinas, y que Lear lanza con el apoyo del SMATA como una respuesta a la histórica lucha que vienen protagonizando los trabajadores en lucha por su reincorporación.

Asustar a la base y evadir el golpe

Este ataque a todos los trabajadores es en primer lugar una burda maniobra para meter miedo en la base. Buscan hacer correr el fantasma del cierre cuando son de público conocimiento las multimillonarias ganancias de esta empresa. Una multinacional que, con más de 40 fábricas en todo el mundo, monopoliza una parte central del mercado de las autopartes, siendo por ejemplo vendedor exclusivo de nada menos que una empresa como la Ford. El “lock out” es un verdadero chantaje: nadie puede creer que Lear cierre, como intenta en vano hacer correr la Verde de Pignanelli con distintos rumores. Como dijo claramente el gerente Espinosa de Lear, grabado en un audio que filtró la prensa en una “asamblea”, luego de la represión de la bonaerense: “La empresa, aunque cierre una semana, 15 días, no se va a ir. No tiene ganas de irse”. Por si acaso, en las últimas horas la Verde ensayó un nuevo rumor de que la fábrica podría mudarse a San Luis, como si fuese lo mismo trasladar los mazos de cables entre las diez cómodas cuadras que conectan por colectora a Lear con la Ford, a los más de mil kilómetros que separan a la Ford de la provincia puntana.

Esta artimaña que busca asustar a los trabajadores, no sólo está pensada para eventuales maniobras de la Verde contra los delegados. Sino que también busca cerrar los portones frente al golpe que iba a significar el posible e inminente ingreso de los delegados. El jueves pasado, justo un día después de la cuarta Jornada Nacional de Lucha, el Ministerio fue notificado de un fallo de la Justicia que lo obligaba a garantizar la reinstalación de los delegados. Ya la justicia había fallado a favor de los trabajadores, y frente al incumplimiento de la patronal, la nueva resolución instaba al Ministerio a designar un funcionario para que se cumpla finalmente el ingreso de los delegados en un plazo no superior a las veinticuatro horas.

El creciente apoyo conseguido por la lucha, junto a las medidas tomadas por los trabajadores, lograba el nuevo fallo favorable. Esto hizo que el pasado lunes 4 el Ministerio anuncie públicamente en un comunicado la designación de los funcionarios competentes para llevar adelante las órdenes judiciales de reinstalación de los delegados. Sin embargo y pese al comunicado, el Ministerio dilató la resolución, dándole tiempo a Lear para que lance el “lock out” antes del posible reingreso de los delegados. Incluso intentó con su comunicado tratar de hacer desaparecer las decenas de familias que aún quedan en la calle, queriendo mostrar como que el conflicto estaba encaminado. ¡Todos adentro! Fue la respuesta a coro en la asamblea de los despedidos luego de leer el comunicado del Ministerio de Trabajo.

Así, el gobierno a través del Ministerio le dió tiempo a la patronal y fue su cómplice. Lear pudo entonces lanzar el jueves 7 el lock out. Ambos actuaron frente a la posible gran conquista que, de realizarse, significaría un enorme golpe para la patronal y la burocracia del SMATA: volvería a la fábrica la legítima comisión interna votada por el 70% de los trabajadores, cayéndose definitivamente la asamblea trucha hecha a punta de pistola por la que se comió una causa penal Pignanelli. El lock out patronal fue la respuesta que encontró Lear ante el inminente reingreso de los delegados.

Una nueva semana

El lock out también es una respuesta a los avances en la lucha por la reincorporación de todos los trabajadores dados en los últimos días. El viernes pasado, los trabajadores de Lear fueron recibidos por Hugo Moyano, Facundo Moyano y Pablo Moyanno en la sede de Camioneros, donde se comprometieron a sacar un comunicado en solidaridad y costear miles de afiches que sacará la comisión interna y los despedidos para pegar en los peajes, además de un aporte para el fondo de lucha.

La presencia mediática del conflicto y el enorme apoyo popular siguió en ascenso. El domingo con más de 1.700.000 personas que lo siguieron por televisión en el programa Periodismo Para Todos de Lanata, Ruben Matu y Gustavo Troccaioli de la comisión interna hicieron una denuncia sobre cómo, al igual que los fondos buitres extorsionan con la deuda fraudulenta, esta empresa norteamericana que gana millones lo hace dejando 200 familias en la calle. Contaron su lucha, el accionar del SMATA y el Ministerio y los importantes apoyos conquistados, denunciando también que esto ocurre en el Tigre de Massa. También un grupo de estudiantes de la Juventud del PTS difundieron el conflicto hacia fin de la semana pasada en 678.
Los medios de comunicación y diversos periodistas tuvieron que tomar nota de la gran simpatía popular que tiene esta lucha y es cada vez mayor la repercusión lograda. Es un hecho que públicamente se deje en evidencia la justeza del reclamo y el desprestigio del SMATA que pretende con coacción y patotas garantizar los negocios de Lear “buitre” Corporation. Todo esto junto a la enorme solidaridad que recorre a paso firme centenares de fábricas y lugares de trabajo. Miles de trabajadores sienten esta lucha como propia.

Es en este terreno que las medidas de lucha, votadas por la asamblea de despedidos, tomaron fuerza y golpearon a una patronal que venía a la defensiva frente a los últimos hechos. El pasado lunes desde las 5am se instalaron los piquetes alrededor de la fábrica – con los trabajadores despedidos de Lear al frente y con el apoyo de centenares de trabajadores y estudiantes del PTS y junto a otras organizaciones como el PO – estos lograban ganar la adhesión de todos los trabajadores de Lear, que no ingresaban a trabajar ante los anuncios de la patronal que terminaba por levantar los turnos de trabajo. Así la fábrica paró lunes, martes y miércoles.

Redoblar la lucha frente al paro patronal: hacia la quinta Jornada Nacional de Lucha

El golpe que intenta dar la patronal es una respuesta a los avances que vienen dando los despedidos. El lock out es una acción ilegal prohibida en el Código Penal, lo mismo que las suspensiones sin preventivo de crisis. La empresa entra así en una escalada contra los trabajadores que puede tener muchos costos políticos y judiciales, pero que sólo podrán ser cobrados si redoblamos las fuerzas y las medidas de lucha. A este ataque ilegal de la empresa y la Verde, en complicidad con el gobierno que dilató la resolución de la Justicia, le corresponde una nueva etapa en esta histórica pelea. Hay mucho en juego, por eso ahora más que nunca hay que fortalecer el fondo de lucha, extender la solidaridad y lograr que el enorme apoyo popular que tienen los despedidos de Lear se transforme en una fuerza militante, que con diversas acciones en todo el país siga peleando hasta que entren todos a Lear. El próximo viernes 8 será la quinta Jornada Nacional de Lucha, que contará entre sus distintas medidas en diferentes puntos del país, con una gran concentración en la puerta de Lear a la mañana. Cada una de las acciones, será parte fundamental de esta nueva etapa de la lucha que tiene que torcerle el brazo a esta poderosa multinacional. A cada nuevo ataque, le corresponde nuevas respuestas de los trabajadores y las organizaciones que, como el PTS, nos estamos jugando para que esto se resuelva de una sola forma: con todos los compañeros adentro.









  • No hay comentarios para este artículo