Ante la toma de rectoría de la UNAM y la amenaza represiva de Narro

28 Apr 2013   |   comentários

El 19 de abril, tras la movilización por el aniversario 14 de la huelga de la UNAM un grupo de compañeros tomó el edificio de Rectoría.
La toma ha suscitado una enorme campaña mediática de criminalización del movimiento estudiantil, mientras Narro intenta reactivar grupos afines a rectoría y ligados al PRI. Lo que está en juego es la correlación de fuerzas entre la autoridad y el movimiento estudiantil.
Una respuesta unitaria de estudiantes y trabajadores

Aunque no compartimos la forma en que se tomó la decisión de ocupar
rectoría es prioritario dar una respuesta unitaria, negando la amenaza de violación de la autonomía universitaria y la represión de la Policía Federal, responsable de miles de homicidios y desapariciones a causa de la “guerra contra el narco” y del asesinato del estudiante de FES-Acatlán, Alejandro Reyes.

Reclamamos la cancelación de los procesos penales y las expulsiones de los compañ[email protected] de CCH-N, avaladas por el anticonstitucional Tribunal Universitario, histórico verdugo del movimiento estudiantil independiente y la disolución de grupos porriles y de choque.

Hay que exigir se cancele la reforma de los 12 puntos del CCH que atenta contra el derecho a la educación gratuita. Contra el plan del Pacto por México contra la educación pública, hay que movilizarse con el magisterio contra la reforma educativa y a soldar la más fuerte solidaridad el 1 de Mayo, emprendiendo una gran batalla contra la precarización laboral, la privatización de Pemex y en defensa de la educación. Debemos mostrar a una juventud luchando codo a codo con los trabajadores.
Organismos democráticos de discusión para recomponer al movimiento estudiantil

No compartimos los métodos de quienes consideran que la “acción directa” por sí misma sirve, por fuera del fortalecimiento de organismos amplios de democracia directa de sectores amplios. Esto no es repudiar la indignación de los compañ[email protected] que emprenden medidas desesperadas ante la antidemocracia y represión.

Esta coyuntura plantea la posibilidad de reorganizar al movimiento estudiantil, plantea la necesidad de poner en pie asambleas de cientos de estudiantes en escuelas y facultades que voten delegados rotativos y revocables. Debemos recuperar la tradición del CGH que permitió sostener una huelga de 9 meses y frenar los planes privatizadores en la UNAM

Juventud Anticapitalista, Socialista y Revolucionaria

www.juventudasr.wordpress.com síguenos en facebook









  • No hay comentarios para este artículo