¡VIVA LA LUCHA MAGISTERIAL! ES NECESARIO EXTENDER LA LUCHA PARA HACER CAER LA REFORMA EDUCATIVA

01 Sep 2013   |   comentários

Rosario Pérez

JPEG - 127.4 KB

Desde hace días varias ciudades del país, con epicentro en el Distrito Federal, se encuentran sacudidas por el huracán magisterial que está luchando contra la aprobación de la Reforma Educativa, en particular de las llamadas Leyes Secundarias. Nuevamente los maestros de educación básica están a la vanguardia del enfrentamiento y la lucha contra los planes del llamado Pacto por México.

En DF el magisterio democrático encabezado por la CNTE sostiene un imponente plantón en el Zócalo, ha bloqueado arterias principales y ha realizado cercos a edificios de gobierno, a las grandes televisoras e imponentes movilizaciones callejeras.

En Oaxaca, Michoacán, Tabasco y Chiapas, el paro de labores sostiene la lucha a nivel nacional. En el caso del magisterio capitalino, un sector de avanzada de la Novena ya está impulsando el paro; sin embargo, tratándose de una sección ganada por la CNTE, es necesario redoblar esfuerzos para que se sumen el resto de las primarias del DF; mientras tanto, el sector democrático organizado de la Sección 10, en manos de los charros, acordó en su última asamblea promover el paro de 24 horas para el próximo jueves 29 de agosto. En ambos casos, puede servir de gran incentivo para sumarse al paro el brigadeo en las escuelas por parte de los maestros en plantón.

El contagio puede extenderse hacia otras secciones y sectores, incluso aquellos dirigidos tradicionalmente por los charros. Por ello, estas primeras movilizaciones, donde el magisterio está mostrando su músculo, son un primer e importante paso para soldar la unidad de las filas magisteriales contra la Reforma Educativa y, al mismo tiempo, con el conjunto de los trabajadores y el pueblo pobre que saldrá a movilizarse en defensa de la Industria Energética. El “Pacto por México” se ha mostrado como un verdadero acuerdo en las alturas contra la clase obrera, los oprimidos y el pueblo, y para derrotarlo es fundamental profundizar el camino de la movilización y la más amplia unidad.
Ya los empresarios están además exigiéndole al gobierno mano dura contra los maestros, avalados por funcionarios de los tres partidos del “Pacto por México” (PRI, PAN y PRD) que repudian las acciones impulsadas. En primer lugar, es fundamental que las organizaciones obreras, juveniles, estudiantiles y de Derechos Humanos, repudiemos cualquier intento represivo contra el magisterio.

Luchar hasta el final por la abrogación de la Reforma Educativa

Como ya han denunciado los maestros y muchos intelectuales, la Reforma Educativa está lejos de ser concebida para mejorar la calidad de la educación. Con medidas como la evaluación estandarizada para el ingreso y promoción en el sistema educativo público, los contratos a prueba por 2 años bajo la vigilancia de un tutor, y la evaluación periódica a los maestros en servicio que, de no aprobarse en 3 ocasiones, significaría el despido sin ninguna responsabilidad para el Estado, las reformas constitucionales y sus leyes secundarias significan un salto en la precarización de las condiciones laborales del magisterio, al liquidar derechos y conquistas como las plazas automáticas para los egresados normalistas, la estabilidad en el empleo, los derechos escalafonarios y la bilateralidad en las relaciones laborales.

Y aunque las autoridades cacarean que la permanencia en el servicio está garantizada para los docentes con plaza de base, esta disposición está contenida en un artículo transitorio, constituyendo una trampa que sólo busca introducir la división entre las filas magisteriales. Este tipo de modificaciones, están amparadas en el modelo estadounidense que, como han denunciado muchos investigadores de aquel país, ha devenido en el colapso de la educación pública en Estados Unidos, y que fue impulsado, a imagen y semejanza del de México, por connotados empresarios como la familia Walton (dueña de la tienda trasnacional Walmart) o el propio Bill Gates. De la misma manera que en nuestro país, estos “filantrópicos” empresarios, culpaban a los maestros del llamado “fracaso educativo”.

Mientras se atenta contra derechos laborales elementales, el problema de fondo de la educación en México es evadido por el gobierno y los partidos del “Pacto por México”. No dicen nada de las reformas curriculares a los planes de estudio, que con la hibridación de asignaturas y la liquidación de contenidos están orientados a forjar, no una educación de calidad, sino una fuerza de trabajo abaratada. También han ocultado los errores en los libros de texto de la Secretaría de Educación Pública, que son justamente un atentado contra la calidad educativa.

Los preocupantes niveles de deserción escolar, el decrecimiento de la matrícula en educación pública y el incremento demográfico de la población juvenil en un contexto de altos niveles de pobreza, desempleo y trabajo precario, están convirtiendo el problema educativo en una gran crisis social, confinando a los millones de jóvenes hijos de trabajadores y pobres al desamparo educativo y laboral.

Al mismo tiempo, mediante figuras como la autonomía de gestión escolar, la apertura a la iniciativa privada mediante los consejos escolares de participación social, y la imposición de las escuelas de tiempo completo, el Estado se desentiende de sus obligaciones de financiamiento en materia educativa atentando contra la gratuidad de la educación pública, se introduce el criterio empresarial para determinar los contenidos de la enseñanza en detrimento de una educación científica, crítica e integral, desaparecen los turnos vespertinos y se generan condiciones antipedagógicas para el desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje, mientras se avanza en el desmantelamiento del sistema educativo público nacional.

Por ser enormemente lesiva, la Reforma Educativa debe ser abrogada. En este sentido, la acumulación de fuerzas alcanzada y la gran combatividad desplegada en estos días por el gigante magisterial, debe ser puesta al servicio de profundizar la lucha, extenderla a todo el país, integrar al conjunto del magisterio –incluso exigiendo a los sectores del SNTE que quieran luchar contra esta embestida porque se sienten afectados que se movilicen– a una gran lucha nacional, que incluya el paro general docente hasta tirarla abajo. En este sentido, desde nuestro punto de vista, el piso de la negociación en ciernes debe ser la abrogación de la Reforma Educativa de conjunto. Masificar la lucha, extenderla a nivel nacional y conquistar el paro nacional educativo. Las acciones del magisterio muestran el gran potencial de la fuerza organizada de los maestros y cómo el camino de la movilización es el correcto para imponer nuestras demandas.
Por ello, es menester desconfiar de las distintas trampas que los partidos del Congreso intentarán contra nosotros. Ya en las jornadas de movilización anteriores, algunos sectores del magisterio democrático llamaron a confiar en el diálogo con el “Pacto por México” para frenar la reforma, en la buena voluntad de Gobernación para que se tomara en cuenta el resultado de los foros, y apelaron a las negociaciones por separado en cada uno de los estados, todo lo cual se mostró estéril.

Es fundamental confiar en nuestras propias fuerzas, en nuestra más amplia unidad y apelar a la base trabajadora de las secciones del SNTE que aún no entran a la lucha. Para integrarlas, es primordial que la CNTE, el CEND y el conjunto del magisterio democrático, convoquen a un Encuentro Magisterial y que llamen a impulsar asambleas por escuela donde, de manera horizontal y democrática, se voten delegados rotativos y revocables para nutrir una instancia nacional de autoorganización. En un organismo de estas características, se puede discutir cómo profundizar el camino de la movilización hasta alcanzar el paro nacional educativo, y sería un paso fundamental para empoderar a la base y librarnos del cáncer que ha significado la permanencia en la dirección del sindicato de la burocracia charra afín al gobierno.

Esto, a la vez que bregamos y sumamos nuestras fuerzas para realizar un gran paro nacional contra las reformas de Peña Nieto y el Pacto por México, en primer lugar las reformas fuerzas para realizar un gran paro nacional contra las reformas de Peña Nieto y el “Pacto por México”, en primer lugar las reformas energética y educativa, como planteamos en este mismo periódico.









  • No hay comentarios para este artículo