¡Toda la solidaridad con el magisterio!

19 Sep 2013   |   comentários

Arturo Mendez

A pesar de la promulgación, publicación y entrada en vigor de las 3 leyes secundarias que reglamentan las modificaciones a los artículos 3° y 73° constitucionales, el movimiento magisterial por la abrogación de la Reforma Educativa se mantiene fuerte en la capital y a nivel nacional. Así lo expresó la participación de cientos de miles de maestras y maestros en el DF y la mayoría de las entidades del país en el “paro cívico” del miércoles 11/09, que con marchas, bloqueos carreteros y toma de edificios públicos, manifestaron su rechazo a la nueva legislación, contando con un amplio apoyo popular, de normalistas, padres de familia, académicos, estudiantes y trabajadores. También en solidaridad con el magisterio, se sumaron al paro la Universidad Autónoma Benito Juárez en Oaxaca y algunas facultades de la Universidad Veracruzana y de Ciudad Universitaria. Esto, mientras continúan los paros indefinidos en estados como Oaxaca, Chiapas, Quintana Roo y Veracruz, entre otros, y se mantiene un enorme plantón en el zócalo de la Ciudad de México.
En los últimos días aumentó el tono amenazante de las autoridades para que se retire el plantón, que expresa la unidad en la lucha del magisterio nacional. Por enfrentar las profundas afectaciones que impone la Reforma Educativa a la educación pública y a los derechos laborales y sindicales de los trabajadores de la educación, la lucha de los maestros es completamente justa, y su triunfo está en el interés de todos los explotados y oprimidos del campo y la ciudad. Llamamos a los sindicatos (en primer lugar aquellos que se dicen democráticos, como la UNT), al movimiento estudiantil, a los intelectuales, a las organizaciones sociales, civiles, de derechos humanos, de izquierda y al pueblo en general, a rodear de solidaridad la lucha magisterial y a defender el plantón del magisterio (sea que regrese al Zócalo o que se reubique en otro punto de la ciudad) ante cualquier amenaza represiva. Junto a ello, llamamos a los sindicatos que se reclaman opositores a poner todos sus recursos al servicio del triunfo de la lucha del magisterio, evitando que este proceso sea debilitado por el hambre y el desgaste, el aislamiento o la posibilidad de un represivo desalojo. Y a impulsar una campaña que contrarreste la criminalización de los medios de comunicación y de los partidos patronales. Este llamado debe ser retomado por la CNTE y el Encuentro Magisterial.

¡El magisterio puede ganar!

El gobierno, los tribunales y los legisladores han demostrado una y otra vez que no representan los intereses de los trabajadores y el pueblo pobre, sino poderosos intereses privados contrarios a los nuestros. Es necesario sacar las lecciones que ya ha dado esta lucha para no tener ninguna expectativa en las instituciones y los partidos del régimen. Para triunfar es indispensable no depositar confianza más que en nuestras propias fuerzas y la alianza con el conjunto de los explotados y oprimidos del campo y la ciudad, subordinando políticamente toda negociación a una estrategia independiente basada en la fuerza del frente único y el paro magisterial, la movilización en las calles y el llamado, preparación y realización del paro nacional junto a otros sectores del pueblo trabajador. Junto a esto, para lograr las demandas hay que mantener y extender una lucha unificada a nivel nacional, evitando las trampas y maniobras del gobierno que buscará llevar a las distintas secciones a negociar por separado.

La CNTE y el Encuentro Magisterial están en un buen momento para impulsar el desarrollo de las tendencias a la unidad, organización y extensión nacional de la lucha producto de importantes procesos de ruptura de las bases con sus direcciones sindicales del SNTE, llamando a sumarse al paro, la movilización y a luchar en frente único a todos los trabajadores de la educación que rechacen la reforma y que están bajo control de los charros, disputándole estos sectores a la dirección entreguista del SNTE. Como planteamos en estas páginas, estamos en un momento en el cual podemos luchar por la recuperación y la democratización de las organizaciones del magisterio hoy en manos del charrismo.

Para mantener la unidad en la lucha de las filas magisteriales, es indispensable sostener la abrogación de la Reforma Educativa como consigna central y no negociable; junto a esto, hay que evitar toda negociación por separado de las demandas locales de las secciones, que sólo debilitaría al movimiento en lucha. Tanto en la política como en las acciones y las mesas de negociación, los dirigentes deben responder al mandato de la base, para lo cual hay que fortalecer la autoorganización desde abajo, poniendo en pie asambleas por escuela, zona y región, en donde se discuta democráticamente la política y los pasos a seguir del movimiento, y en donde se voten delegados rotativos y revocables que lleven el mandato de sus asambleas al Encuentro Magisterial. Sólo de esta manera, la base podrá decidir en unidad el rumbo del movimiento.
Al mismo tiempo, frente a la magnitud de la ofensiva del “Pacto por México”, los trabajadores debemos unificar fuerzas en las calles. Como referente político nacional y como sector de vanguardia en la lucha contra el gobierno y el régimen, el movimiento magisterial tiene toda la personalidad y la autoridad política para exigir a las direcciones de los sindicatos que se reclaman opositores su solidaridad activa. Negarse a hacer una convocatoria a los demás sindicatos va en contra del triunfo de la lucha. La tarea urgente hoy es que la CNTE y el Encuentro Magisterial hagan un llamado explícito a estas direcciones sindicales a romper con el “Pacto por México” y a ponerle fecha ya a un Paro Nacional contra las reformas estructurales. ¡Levantemos un programa único que se pronuncie por la abrogación de la reforma educativa, la democratización del SNTE, el STPRM y el SUTERM; y que partiendo de enfrentar la entrega de PEMEX, pugne por la renacionalización de las áreas ya privatizadas del sector energético, sin indemnización y bajo control de sus trabajadores!

JPEG - 86.2 KB

Primer Encuentro Magisterial Nacional

El pasado 7/9 tuvo lugar este evento en la sede de la Sección 9°. Participaron más de 500 docentes, de la CNTE, del SNTE y de sindicatos magisteriales independientes, de 25 estados, y organizaciones solidarias. Estrategia Obrera entrevistó a Yuri, maestra de secundaria en el DF e integrante de Nuestra Clase, boletín de trabajadoras y trabajadores de la educación, y a Sandra Romero, quienes asistieron a este Encuentro.

EO: ¿Cómo participaron en el Encuentro?

Y: Repartimos una moción donde planteamos una serie de propuestas para aportar al desarrollo y al triunfo de la lucha. Lo principal es impulsar la más amplia unidad y autoorganización desde abajo de las filas magisteriales, que son tendencias que se vienen desarrollando a partir de la ruptura de las bases con sus direcciones charras en varios estados; tener una política para enfrentar la represión. Dos de nuestras propuestas centrales son que la abrogación de la Reforma Educativa sea una consigna no negociable del movimiento y unificar las luchas contra la reforma educativa y contra la entrega de Pemex; propusimos concretamente que el Encuentro hiciera un llamado explícito a las direcciones sindicales que se dicen opositoras a que le pusieran fecha al paro nacional.

SR.: Desde la LTS también planteamos la necesidad de subordinar políticamente las negociaciones a una estrategia para triunfar en las calles, basada en el frente único, la movilización y el paro magisterial, y la unificación de las luchas contra las reformas estructurales.

EO: ¿Qué resolvió el Encuentro?

SR: Se acordó un llamado a un paro cívico y movilización nacional para el miércoles 11/9, pero lamentablemente no quedó claro a quién iba dirigido el llamado más allá del magisterio, a pesar de que nosotros planteamos insistentemente esta cuestión. Se empezó a recaudar dinero para sacar un desplegado en La Jornada para este llamado. Y en este punto es que insistimos que el desplegado contuviese un llamado a todos los sectores en lucha, y de manera particular a los sindicatos opositores a que se sumaran a esta acción, pero la mesa mantuvo la discusión en torno a cómo debía ir firmado el desplegado, eludiendo la discusión del contenido y mandándola a una comisión conformada por la propia mesa y los que se quisieran sumar. Lamentablemente, aunque la reunión de esta comisión quedó citada para el día siguiente, a la misma no llegaron los integrantes de la mesa.

Y: La dirigencia del movimiento se niega a hacer un llamado claro a los sindicatos opositores al paro, continuando con una política que mantiene aislada la lucha del magisterio, y que si no se revierte prepara el camino de la derrota. Por eso nosotros nos proponemos conformar una agrupación de trabajadores de la educación que impulse una política y una estrategia independiente y combativa para vencer.









  • No hay comentarios para este artículo