El Morena: ¿una salida a la derechización del PRD?

Por una política que derrote la reforma enérgetica

24 Feb 2014   |   comentários



Bárbara Funes

PDF - 3.6 MB

Después de haber votado las reformas estructurales durante el 2013, en diciembre pasado el PRD abandonó el Pacto por México, buscando de esa forma posicionarse como “opositor” al gobierno. Y es que el desprestigio que le ocasionó ser parte del golpe a los trabajadores y el pueblo pobre, abrió una verdadera crisis en este partido que fue, durante muchos años, “pata izquierda” del antidemocrático régimen mexicano. Ahora, mientras con el liderazgo de Cárdenas pretende capitalizar el descontento, continúa –según declaraciones de César Camacho Quiroz, presidente del PRI– en “conversaciones” con el tricolor y el PAN, buscando acuerdos, como expresa el reciente pacto en el Senado.

Cárdenas –que es impulsado como el nuevo líder nacional – y el PRD presentan como salida frente a la entrega de recursos naturales del país a capitales privados la consulta popular, que se votará la semana que viene por acuerdo entre PAN y PRD, pero con candados establecidos por diputados para impedir que se utilice para realizar una consulta sobre la reforma energética. El proyecto que se someterá a votación señala que “serán objeto de consulta popular los actos de carácter legislativo del Congreso, así como los administrativos del Ejecutivo federal, siempre que sean de trascendencia nacional.” Pero serán los mismos ocupantes de los curules quienes determinarán qué actos son de trascendencia nacional. Así, la política perredista de llevar el descontento tras la ilusión en los mecanismos de la misma democracia burguesa se revela como una trampa que solo traerá frustraciones al pueblo, preservando los intereses de empresarios nacionales y extranjeros.

JPEG - 17.1 KB

El Morena: la ausencia de una estrategia para derrotar al régimen

El día 30/1 esta organización entregó 603,927 formatos de afiliación al IFE, con lo que de seguro obtendrá la legalidad como partido político, gracias al gran esfuerzo de sus militantes. Martí Batres Guadarrama declaró que quieren “conformar un partido político que defienda al pueblo, que rechace los impuestos, que rechace las reformas que le quitan los derechos a la gente” . Pero ¿cómo proponen rechazar estos ataques? El pasado 5/2 López Obrador presentó una denuncia contra Peña Nieto por “traición a la patria” por la aprobación de la reforma energética, como parte de su estrategia de resistencia civil y pacífica. Antes de eso, había convocado cercos al senado y movilizaciones, a las que decenas de miles de sus simpatizantes pusieron el cuerpo. Sin embargo, estas acciones por sí mismas fueron incapaces de frenar la reforma, de la misma forma que no pudieron frenar, por ejemplo, el fraude del 2006. Esto no fue por falta de voluntad de las bases obreras y populares, ni debido a la ausencia de AMLO por su enfermedad. Es necesario superar la política de AMLO –y la pasividad de las direcciones sindicales “opositoras” que apoyan a Lopez Obrador o al PRD- y adoptar una política combativa.

Contra las reformas estructurales: una salida obrera independiente

Se requiere una lucha radical, intransigente y una estrategia política anticapitalista derrotar al gobierno y sus planes. Eso requiere impulsar una movilización revolucionaria, en las calles, contra el régimen político, claramente independiente de los partidos del Congreso y basada en los métodos de lucha de los trabajadores, una perspectiva alternativa a la AMLO. Asimismo, es fundamental que la movilización adopte una perspectiva que enfrente los pactos que atan al país al imperialismo, como el TLC, la deuda externa y el Acuerdo Transpacífico, a los que obedecen las reformas.

La única forma consecuente de enfrentar las reformas estructurales y la nueva expoliación que busca el imperialismo estadounidense es llamar a los trabajadores, en primer lugar al magisterio y a los petroleros, los primeros afectados por las reformas –que deben sacudirse a los charros traidores corrompidos por prebendas como Deschamps– y a todos los sectores golpeados por la precarización y la inflación, trabajadores de servicios, de industria, del campo, trabajadores informales, desempleados, jóvenes, amas de casa, migrantes, a organizarse por centros de trabajo, de estudio, por colonias, y realizar movilizaciones. El MTS saldrá a las calles por la unidad de los trabajadores y los sectores populares, planteando la necesidad de un paro nacional que apunte a frenar esta nueva ofensiva imperialista. Desde el MTS opinamos que los trabajadores y el pueblo necesitan una organización que defienda sus intereses y confíe en la fuerza obrera y popular frente a este ataque.

Alma E. Muñoz: “Perredistas, con o sin corriente, impulsan a Cuauhtémoc Cárdenas como líder nacional”, La Jornada, 16/2/2014.

Andrea Becerril: “Avalarán ley de consulta, pero sin poder hacerlo sobre energía”, La Jornada, 16/2/2014.

“Entrega Morena 603,927 formatos de afiliación al IFE”, en lopezobrador.org.mx, consultado el 16/2/2014.









  • No hay comentarios para este artículo