Contra la reforma energética, el tarifazo y la represión

Por una nueva izquierda de los trabajadores y la juventud

18 Dec 2013   |   comentários

Jimena Vergara

JPEG - 12.2 KB

La aprobación en comisiones de la reforma energética, la nueva ley sobre manifestaciones públicas y el aumento a la tarifa del metro, son la comprobación reciente de que ni el PRI, ni el PAN ni el PRD representan los intereses de la clase trabajadora. El PAN y el PRI han elaborado –pasando por encima incluso de la discusión en el propio Congreso– una reforma ad hoc para las trasnacionales petroleras, de hidrocarburos y mineras. El documento presentado ante las cámaras parece haber sido redactado en las oficinas de la Exxon Mobile, la British Petroleum y la First Majestic Silver Corp. El PRD por su parte, a pesar de que hoy dejó el “Pacto por México” y dice oponerse a la reforma energética (proponiendo como política un “consulta popular para el 2015”), antes fue la “pata izquierda” del acuerdo burgués que en un año logró imponer las reformas contra los trabajadores y viene reforzando la represión en el Distrito Federal contra los que luchan, sentenciando a 5 años de prisión a jóvenes en juicios plagados de irregularidades, como en el caso de los presos del 2 de octubre. La voz de los explotados y oprimidos está silenciada en el Congreso, esa cueva de ladrones amurallada frente al descontento popular. Si bien sectores combativos de las masas del MORENA han permanecido cercando el Senado contra la imposición de la reforma energética, la estrategia de Andrés Manuel López Obrador, desde el fraude hasta ahora ha sido completamente impotente para frenar el avance del PRI-PAN y las leyes que nos afectan. Y es que no podemos confiar en presionar o reformar estas instituciones que avalan todos y cada uno de los golpes contra nuestros derechos, salarios y niveles de vida. Y tampoco se puede seguir apostando por la “resistencia civil y pacífica” que mantiene a la protesta impotente en los marcos de este régimen antidemocrático. Para frenar la reforma necesitamos lo que incluso sectores de las bases del Morena gritaban con rabia en las recientes manifestaciones contra la entrega de Pemex: un paro nacional que ponga a temblar a capitalistas nativos y extranjeros. Pero esta perspectiva y la necesidad de enfrentar el tarifazo, las reformas al Código Penal y todas las leyes que nos perjudican, requiere que los trabajadores y los jóvenes pongamos en pie una organización propia, que luche por nuestro programa y nuestros intereses. Una alternativa socialistas, de izquierda y revolucionaria que acompañe las luchas que cotidianamente dan los trabajadores y la juventud, que nos dé voz frente a los partidos de los empresarios y los ricos y que sea una alternativa para los millones que estamos hartos de los burócratas sindicales, los patrones, sus partidos y los pactos reaccionarios que hacen en el Congreso que pasan por encima de nosotros y nuestras familias. Por ello, desde el MTS llamamos a los trabajadores y los jóvenes para que en los centros de trabajo, las escuelas, las facultades, las fábricas y las colonias, construyamos comités para discutir cómo organizarnos, así como a profundizar la campaña por nuestra legalidad como Agrupación Política Nacional.









  • No hay comentarios para este artículo