La intervención de la OTAN: atrocidades del imperialismo

Nueva masacre en Afganistán, perpetrada por tropas estadounidenses

25 Mar 2012 | En Panjwai, provincia de Kandahar, el pasado 11 de marzo un soldado norteamericano asesinó a 16 civiles incluidos 9 niños, tras haber irrumpido en sus viviendas y disparado contra ellos indiscriminadamente. Este suceso enturbió las relaciones, ya complicadas, entre los gobiernos de EE.UU. y el de Hamid Karsai después de la profanación del Corán por militares estadounidenses.   |   comentários

Esto obligó al gobierno estadounidense a enviar a su Secretario de Defensa León Pannetta para mediar la tensión, quien ofreció una “investigación completa” sobre la masacre y declaró que fue un “hecho aislado”, que no los alejaría de su misión.

Al mismo tiempo Obama, tras ofrecer sus condolencias a las familias de los asesinados, declaró que estos son hechos “trágicos y chocantes” y que no representan el respeto de Estados Unidos para el pueblo afgano; sin embargo, no por ello habrá un cambio en el retiro de tropas. De igual forma, la canciller Angela Merkel dijo que las tropas alemanas no pueden retirase hasta 2014, cuando termina la misión de la Alianza Atlántica.

Estas declaraciones resultan de un cinismo sin límite, pues desde la invasión en el 2001 las tropas estadounidenses y de la OTAN han cometido toda clase de crímenes, incluidas torturas y vejaciones. Resulta imposible creer que estas atrocidades sean un “hecho aislado” cuando se ha demostrado que ésta es la estrategia militar del imperialismo, como hemos visto en otras intervenciones como en Irak, o en su “lucha contra el terrorismo” en Pakistán.

Por otro lado, despiertan en la población un sentimiento profundamente antiimperialista que ya se venía desarrollando en las violentas manifestaciones contra la quema de varios ejemplares del Corán.

El 13 de marzo, 400 estudiantes se manifestaron contra este hecho en la provincia de Jalalabad, al grito de “muerte a Estados Unidos” y exigiendo que el culpable sea juzgado públicamente, lo que ha llevado al parlamento de Kandajar a pedir a EE.UU. que los responsables de la masacre sean juzgados frente al pueblo de Afganistán.

Pero esto es muy difícil que se lleve a cabo, ya que las acciones de los militares norteamericanos son enjuiciadas en un tribunal militar y nunca han sido juzgados fuera de ese país.

JPEG - 55.4 KB

La relación de Estados Unidos con Afganistán

Estos lamentables sucesos se dan en el marco del acuerdo entre Obama y el gobierno títere de Hamid Karsai, que habían negociado que después del retiro de tropas en 2014 se quedaría un grupo de militares asesores en el país asiático y pasar paulatinamente a autoridades afganas el control de los centros de detención.

Sólo si el gobierno de Karsai firmaba este acuerdo se avanzaría en el fin de las redadas contra las viviendas que son presentadas como medidas estratégicas de la lucha antiterrorista; a cambio, miles de millones de dólares enviados por EE. UU. como “ayuda” a Afganistán han sido desviados a las cuentas de Karsai y sus amigos.

Todo esto lleva a un debilitamiento del gobierno afgano, el cual pide que las instalaciones militares salgan de las zonas urbanas y se instalen en las fronteras, y que se realice la coordinación de las tropas con el gobierno local.

Mientras tanto, el discurso de Obama, hablando del retiro de tropas, tiene un trasfondo electoral, pues 50% de la población estadounidense está a favor de esa medida y ya enfrenta la crítica de un amplio sector de la población estadounidense, situación que también se da en sus países aliados.

¡Fuera las tropas imperialistas de Afganistán!

Desde la LTS apoyamos la resistencia del pueblo afgano contra la ocupación imperialista y el gobierno de Karsai, repudiamos los recientes asesinatos cometidos por el ejército estadounidense. Esto, sin dar ningún apoyo a los talibanes y otras direcciones islámicas opresoras de sus propios pueblos.

¡Fuera las tropas imperialistas de Afganistán! ¡Rodeemos de solidaridad al pueblo afgano! ¡Los trabajadores, los estudiantes y sectores oprimidos de México y el mundo debemos oponernos a la ocupación militar!

Es necesario impulsar la solidaridad internacional, y deben ponerse a la cabeza de esto los jóvenes y trabajadores de los más de 30 países que enviaron tropas, tomando las calles contra la política de sus gobiernos imperialistas para derrotar la ocupación.









  • No hay comentarios para este artículo