Clase Contra Clase-FT Estado español

La huelga en PANRICO continúa

06 Dec 2013   |   comentários

Se abre otra etapa de la lucha. Hay que darle “otra vuelta de tuerca”

El acuerdo firmado por 6 delegados de UGT y 3 de CCOO de la Comisión Negociadora es una traición anunciada. Todas las maniobras de las semanas anteriores se demuestran meras tratas para intentar desmoralizar la huelga, evitar que otras plantas pudieran sumarse, dividir... La dos victorias consecutivas del NO son respondidas con esta caciqueada. Esta es la “democracia en las empresas”, y esta es la “democracia” en la que vivimos, donde la ley y el Gobierno barren para la casa de los empresarios.

Pero este obstáculo no detiene la lucha. Los trabajadores de Santa Perpetua mantienen la huelga hasta imponer el 0 despidos y 0 recortes. Una nueva muestra de la dignidad de esta plantilla, que con su acción saca los colores a muchos dirigentes sindicales acomodados que llevan toda la crisis convenciendo a los trabajadores que lo que hay que hacer es “tragar” y “tragar”, para supuestamente mantener unos puestos de trabajo que después tampoco sobreviven a la ofensiva patronal.

Muchos compañeros se preguntan “¿Y ahora qué? ¿Cómo seguimos?” La voluntad de seguir con la lucha puede llevar a contestar “igual que hasta ahora”. Esto es así, porque la huelga y todas las acciones que se están llevando adelante deben mantenerse, pero como plantearon algunos compañeros en la asamblea del martes 26 también “hay que dar una vuelta de tuerca a la huelga”.

Esto es clave, pues otra forma más sibilina de acabar con la huelga viendo que todas las maniobras y amenazas ensayadas hasta ahora han fracasado, podría ser dejarla que se desgaste para acabar levantarla a cambio de alguna migaja.

La responsabilidad de CCOO en que la lucha se gane o se pierda

La lucha para tumbar los despidos se endurece, y la huelga debe hacerlo también. La plantilla está ya dando el 100% de su tiempo y energía; mantienen los piquetes, van a las empresas a buscar la solidaridad, a llevar la caja de resistencia, se solidarizan con otros conflictos obreros y sociales, como con la PAH o en la manifestación contra la violencia de género, organizan rifas y festivales solidarios... La pelota está pues en el tejado de las organizaciones sindicales, empezando por CCOO, que es el sindicato al que está afiliada la mayoría de la plantilla. CCOO debería levantar ya una gran campaña de solidaridad con PANRICO, empezando por el Vallés y Catalunya, y extendiéndola al resto del Estado, y dejarse de “marear la perdiz” con rumores y falsedades como el último capítulo vivido el pasado miércoles 28 con la cantinela de que “la huelga es ilegal”. La huelga de PANRICO es lo que se llama un “conflicto testigo”. Si gana, sentará precedente para el resto de luchas. La gente dirá “Sí, se puede, si hacemos como en PANRICO”. Por eso Gila está tan duro, y hasta Homs de la Generalitat sale a apoyarlo. Por eso para ganar, para torcerles el brazo, se necesita que sea tomado por las organizaciones sindicales, políticas y sociales como un conflicto de todos los trabajadores.

Hay que exigir a CCOO, junto con todos los afiliados y delegados de otras empresas que apoyan a los trabajadores de PANRICIO, que impulse bonos y mueva la caja de resistencia por todas las empresas, y que ponga parte de sus fondos y cotizaciones para fortalecerla, así como que acelere todos los trámites legales para que la empresa abone inmediatamente el IPC atrasado que se ganó en los tribunales. Ningún compañero tiene que verse asfixiado económicamente por luchar.

JPEG - 75.1 KB

Pero además de esta solidaridad material hay que pelear porque CCOO impulse movilizaciones en toda la comarca y en Barcelona, que además de por la lucha de PANRICO, sume también al resto de empresas en conflicto, como la ALSTOM, la Johnson and Control o la Delphi, por mencionar sólo algunas de la comarca. Hace falta coordinar y unificar todas estas luchas, y una forma de hacerlo podría ser la organización inmediata de un encuentro de todas estas empresas en lucha para discutir un plan y medidas de acción comunes. Y al mismo tiempo hay que denunciar públicamente la labor de traidores de los delegados firmantes y de los delegados esquiroles que siguen bloqueando que el resto de plantas del grupo no se sumen a la lucha, sean de UGT o de CCOO. Como los de Paracuellos, donde la plantilla votó dos veces el ir a la huelga. Se ha de animar y apoyar a sus trabajadores para deponer estos dirigentes vendidos y a elegir otros que les permitan salir a la lucha, con Comités de Huelga elegidos en las asambleas y formados por trabajadores honestos y con ganas de luchar.

¡¡Sí se puede ganar!! ¡¡Rompamos el cerco, que PANRICIO sea la lucha de todos los trabajadores!!

Estas son algunas de las medidas más elementales para romper el aislamiento al que la empresa, y cada día más la dirección de CCOO, quieren condenar a la lucha para que cunda el desgaste. Medidas que deberían ir en ascenso, sin descartar paros o huelgas de apoyo en la comarca y otras grandes empresas, cortes de carretera simultáneos en Catalunya... y otras medidas. Un primer paso en esta dirección es el encuentro de solidaridad con PANRICO que se está preparando para el próximo 14 de diciembre, que puede ser una lanzadera para impulsar una gran campaña de solidaridad y el germen de una coordinación de todas las empresas y sectores en lucha del Vallés. La clave es que hay que dejarle claro a la patronal y al Gobierno que los trabajadores y sus organizaciones van a poner toda la carne en el asador para que PANRICO obtenga una victoria, porque así será más fácil que después se logren otras muchas.

En esta tarea también el resto de organizaciones sindicales, empezando por las de la izquierda sindical, tienen una gran responsabilidad. Más aún cuando cada vez es más claro que la dirección de CCOO se está empeñando cada vez más en que la huelga se acabe, y no se puede descartar que lleven adelante una traición brutal como han hecho en otros muchos conflictos. Más allá de que estén en la empresa o no, sindicatos como la CGT, la IAC, CoBas... deben ser parte activa de esta campaña de solidaridad y coordinación, dejando a un lado todo corporativismo o actitud recelosa por un tema de siglas. Ellos pueden demostrar en la práctica otra forma de hacer sindicalismo, poniendo sus delegados, Comités de Empresa que dirigen... al servicio de la lucha.

También los estudiantes, asociaciones de vecinos, asambleas de barrio, movimientos sociales... deben jugar un rol también clave, como muchos ya lo están empezando a hacer. Como la Federación de Asociaciones de Vecinos de Sabadell que va a organizar charlas en todos los barrios, o los estudiantes de la UB Raval que van a impulsar un dinar popular para la caja de resistencia.

En esta misma dirección nosotros como grupo marxista revolucionario llamamos también a todas las organizaciones de la izquierda anti-capitalista a tomar esta lucha como suya, empezando por las CUP que deberían poner a su disposición su amplia red municipal y los diputados en el Parlament.

Tanto romper el cerco como imponer un giro a favor de la lucha de la política de CCOO son dos tareas cruciales en este momento. Los trabajadores de PANRICO han demostrado por activa y por pasiva que están dispuestos a llevarlas adelante, la última vez el pasado jueves, cuando lograron tumbar la última maniobra de los miembros del Comité contrarios a continuar la huelga que quería hacerles volver al trabajo por medio de falsos rumores. Para que la lucha pueda avanzar y fortalecerse va a ser necesario que al frente de la misma estén los mejores, los más convencidos... y no aquellos que le están poniendo palos en las ruedas. Hasta ahora la asamblea está logrando controlar la huelga, el Comité de Huelga acepta lo que se decide. Pero en esta nueva fase de la lucha cada vez se hace más necesario que los que están arriba sean la más fidedigna expresión de lo que se piensa y discute abajo. Esta lucha, que está haciendo historia, se merece unos dirigentes y portavoces que infundan ánimos, organicen las acciones, busquen la coordinación con otras empresas... y corten todo rumor o maniobra que busque sembrar el desaliento. Esta cuestión, que ya se empieza a discutir en las hogueras y corrillos, será sin duda una de las claves de la siguiente etapa de la lucha para poder ganar y evitar posibles maniobras y traiciones desde arriba.

La lucha debe pues salir hacia afuera y fortalecerse para poder tener la fuerza suficiente para imponer el 0,0, para evitar todo despido y recorte, para que Gila tenga que echar marcha atrás. Y si se niega a hacerlo, proponerse otras salidas, como ocupar la planta y pelear porque la planta sea expropiada por la Generalitat y puesta a producir bajo el control de los trabajadores. Una salida, que ya han tomado otros trabajadores en otros lugares del mundo -como los de la empresa argentina Zanon- que garantizaría el mantenimiento de los puestos de trabajo y todas las condiciones.

Clase contra Clase 6/12/2013









  • No hay comentarios para este artículo