Desde Argentina

LEAR: Una nueva semana de historia

01 Aug 2014   |   comentários

Cada nueva semana marca un hito en esta lucha. Las maniobras de la patronal para apretar para que arreglen los despedidos, la represión que esta vez vino de la mano de la Bonaerense, y el silencio cómplice del Ministerio de Trabajo y el gobierno, no doblegaron al activismo.

JPEG - 22.2 KB

En la semana de la tercera Jornada Nacional del miércoles 23 vino una nueva tanda de 30 reincorporaciones, empezando a entrar a la fábrica sectores del activismo. Ya han vuelto a trabajar 50 despedidos, un primer avance, aunque aún esperan su reincorporación más de 100 trabajadores. Llegan múltiples señales de apoyo de los compañeros de adentro. Cada avance es un golpe a la patronal imperialista. Los delegados ilegalmente impedidos de ingresar a la fábrica -pese a que cuentan con 5 fallos favorables-, cuentan desde el viernes con un nuevo fallo a favor, del Tribunal de Trabajo N° 5 de La Plata que rechazó el pedido de la empresa de que se revea un fallo en su contra. La prensa sigue el conflicto día a día, obligada por la simpatía popular que despierta. Esta semana confirma cómo está vivo y en pleno desarrollo uno de los conflictos obreros más grandes de los últimos años.

Nuevo escándalo en el SMATA y van...

Pignanelli y el SMATA vienen dando generosas muestras del rol patronal que juegan ante los despidos y suspensiones. Ya vimos los ataques a los despedidos de Gestamp y a la izquierda, las asambleas truchas en VW y la persecución a los delegados “traidores”, así como la escandalosa asamblea trucha por la que se ganaron una denuncia penal y el amplio repudio de figuras de distintos sectores, en la que “secuestraron” a los trabajadores de Lear y en medio de la patota los hicieron “votar” contra los delegados bajo amenaza de despido y cierre de la fábrica.

Pero la Verde no escatima maniobras para contener a través del miedo a los trabajadores de Lear. El jueves 24 el SMATA organizó una reunión en el sindicato con los 30 reincorporados por la última audiencia. Unos días después, el audio de esta reunión, que demuestra que contra el SMATA hasta las paredes oyen, empezó a ser difundido hasta llegar a la columna sindical de Ricardo Carpena en Clarín. Un nuevo escándalo. Tres burócratas de la Verde, frente a un auditorio mudo ante el espectáculo, graficó cómo los muchachos de Pignanelli trabajan para la empresa. “Si no podemos conducir esa fábrica, el gremio va a hacer lo posible para que cierre”, “ingresan por el sindicato y se van por el sindicato”, “Olvídense de los delegados que tuvieron. Olvídense de acá a dos años de delegados...si no hay nadie seguiremos nosotros”, “No saquen los pies del plato”. Son las muestras de un régimen sindical dictatorial para con la base de los trabajadores metalmecánicos. Pero detrás de las bravuconadas de la patota verde se esconde una burocracia que teme la fuerza de los trabajadores, que vuelvan los delegados, que se rearmen sectores opositores de la base dentro de Lear, y que nuevos sectores avancen en su propia organización en las automotrices.

La Verde y su intento de dictadura de la mano de la patronal, contando además con un enorme apoyo del gobierno, es un homenaje a la fuerza de los trabajadores y su poderoso rol en la producción de una de las industrias claves del país. La burocracia juega un rol central contra la lucha de los trabajadores de Lear, pero pagando enormes costos. La defensa incondicional del plan patronal frente a la firmeza y lucha de los despedidos, está llevando a la Verde a cometer gruesos errores, poniendo en riesgo sectores incluso de su propia base como se ve en los episodios del martes que reflejamos más abajo.

Represión y repudio popular, paro y crisis en la Verde

El domingo una nueva asamblea votó además de la cuarta Jornada Nacional de Lucha, una concentración para el martes, como medidas centrales del plan de lucha de la semana. El martes, muy temprano comenzaron a llegar los despedidos, que junto a un centenar de compañeros del PTS y decenas del PO comenzamos a armar distintos piquetes alrededor de la fábrica, sorteando un inmenso operativo de la Bonaerense, y como siempre flanqueados por las hileras de gendarmes que custodian la Panamericana.

Antes de las 6 AM, los obreros se fueron concentrando a cuadras de la fábrica. Un grupo de mujeres despedidas fue a su encuentro, a repartirle el boletín, pedir su apoyo y discutir con la base entre los insultos y amenazas de un grupo de “verdes”. Una gran mayoría de trabajadores se fue retirando en solidaridad con la lucha de los despedidos. La jornada empezaba a lograr un apoyo muy importante de los compañeros de adentro. La Verde quiso juntar a los trabajadores pero fracasó. Sin embargo, un grupo de carneros y la patota del SMATA que querían romper el piquete, custodiados por un gran cerco policial se pusieron de manera provocadora frente a los despedidos. La policía, bajo responsabilidad del Fiscal Marcelo Molina Pico, amagaba con abrirse paso entre los manifestantes, pero era necesaria una provocación para que las cámaras de TV no dejen tan en evidencia la complicidad de las fuerzas represivas con la patronal yanky. Un patotero de la verde, con el permiso de los efectivos, cruza el cordón policial y empieza a golpear a uno de los despedidos, provocación que sirve para que la bonaerense comience a abrirse paso a fuerza de bastonazos, golpes y gases lacrimógenos, todo televisado en vivo. La brutalidad de la Bonaerense deja decenas de heridos y tres compañeros presos. “Marley”, delegado de la interna, un compañero despedido de Lear y Jonatan Ros, dirigente nacional del PTS. Los noticieros se tiñen con la represión, que en pocas horas sería repudiada ampliamente. Una delegación con las esposas de los detenidos junto a los Diputados Christian Castillo, Nicolás del Caño, Néstor Pitrola, Victoria Moyano (nieta restituida) y abogados reclaman al Fiscal la inmediata liberación y recorren las comisarías donde fueron alojados por separado los detenidos. La fábrica no funciona nuevamente. Hay un paro obligado, no solo por los casi 200 trabajadores que no entraron en solidaridad con los despedidos, sino porque los carneros y patoteros dentro de la fábrica comienzan a cuestionar las instrucciones de la empresa y de la Verde que los llevó a un enfrentamiento de la mano de la policía que ni ellos mismos pueden justificar.

Los heridos fueron atendidos, los presos liberados y el conflicto sería una de las noticias del día. Los despedidos de Lear se alzarían con un renovado apoyo popular a su causa, resistiendo y saliendo más fuertes aún, de la tercera represión en las últimas semanas. La Verde y la patronal salieron derrotadas de este encuentro, con la base verde en crisis, cuestionando duramente a su conducción en una asamblea dentro de la fábrica ese mismo día (ver Boletín de Lucha N° 14). De esta manera, se preparaban las condiciones favorables para la Jornada del día siguiente.

Cuarta Jornada Nacional de Lucha

A las 5 AM del miércoles 30 ya se percibían las fuerzas que se ponían en movimiento en la nueva “Jornada nacional de Lucha contra los despidos en Lear y en todo el país”. Los despedidos, rodeados de centenares de militantes del PTS, PO y otras organizaciones, armaban piquetes en torno al debilitado operativo policial, que reflejaba el repudio a la represión del día anterior. Se para Lear. Ni un solo trabajador se presentó a trabajar. Un primer triunfo. En distintas provincias se hacían otras medidas: un corte en el acceso a la Autopista Rosario-Buenos Aires, una caravana que cruzó la ciudad de Córdoba, acciones en Neuquén, Tucumán, Jujuy, Bahía Blanca y otras ciudades del interior del país.

Ya entrada la mañana, un emotivo acto era televisado casi como en “cadena nacional”. Elia Espen, Madre de Plaza de Mayo de la Línea Fundadora le entregaba nuevamente su pañuelo a la comisión interna, como un reconocimiento a la lucha. Sus palabras hicieron llorar a quienes la escuchaban, los aplausos estallaron y se percibía la fuerza que transmite que un ejemplo de lucha como Elia esté junto a los trabajadores, esta vez acompañada por Cachito Fukman de la AEDD y Victoria Moyano y Alejandrina Barry del CeProDH.

Luego del acto, un nuevo y sorpresivo “piquete móvil” desconcertó a la Gendarmería, y a su monumental despliegue que se demostraba inútil. En un vano intento de detener a los autos, empeoraba el atascamiento de la Panamericana. La impotencia llevó a la Gendarmería a montar una burda provocación, tirándose uno de los jefes del operativo de manera increíble sobre el auto de uno de los manifestantes, simulando ser atropellado. Por ese “hecho” el compañero “Pupy” del PTS fue sacado por la ventanilla del auto, a la fuerza, terminando detenido. Horas más tarde lo liberaron: no daba mantener la farsa montada, que se caía por su propio peso. Otro fracaso de los muchachos de Berni.

Mientras tanto, cientos de manifestantes se apostaban a la vera de “la Pana”, vitoreando a la caravana escoltada por dos “Buitres” gigantes que con creatividad hicieron los estudiantes del IUNA, y que hacían referencia a la patronal norteamericana. Esa imagen llegó a las páginas de los grandes diarios norteamericanos Wall Street Journal y New York Times. La acción fue trasmitida en directo por la mayoría de los medios. El reclamo por la reincorporación de los más de 100 trabajadores despedidos, la pelea por el reingreso de la comisión interna y el repudio a la represión se hacía sentir.

Terminada la jornada, quedaba en una incógnita la supuesta audiencia que iba a realizarse entre la empresa, el gobierno y el SMATA, según consta en las actas del ministerio de la semana pasada. Como en anteriores audiencias, los despedidos y la comisión interna desconocen su resultado ya que son dejados de lado con el aval escandaloso del Ministerio de Trabajo. Sí se confirmaba al cierre de esta edición, la reunión que tendrá lugar el jueves 31 entre Facundo y Hugo Moyano y la comisión interna de Lear. Es una expresión del enorme apoyo que tiene esta lucha y será una instancia para exigirle a la CGT opositora medidas concretas de apoyo.

Seguir adelante en este difícil e histórico conflicto

Estos últimos días la Verde y la patronal quedaron golpeadas y a la defensiva, pero no significa que no estén preparando nuevos intentos para derrotar a los luchadores. Sin embargo, las fuerzas renovadas por los pasos dados harán que este jueves los despedidos tengan una asamblea para definir las próximas medidas.

El apoyo a las medidas de lucha y la organización de la extendida solidaridad en una fuerza militante y activa, es una de las tareas claves de los compañeros del PTS y todos aquellos que ven importante que esta lucha triunfe. El fondo de huelga en un conflicto tan extenso cobra importancia central. La campaña por “1 millón de pesos por Lear” sigue avanzando. Pese a ser la última semana del mes, la suma total de lo recaudado supera los $350.000, siendo la enorme mayoría aportes hechos por las distintas actividades que impulsamos desde nuestro partido, así también de las bancas de diputados del PTS en el FIT.

Desde que comenzó esta lucha desde el PTS venimos aportando una gran fuerza militante en cada medida votada por los obreros, desarrollando también una campaña en todo el país, para aportar al fondo de lucha, hacer agitaciones semanales, colectas en decenas de fábricas, escuelas y dependencias estatales. Es que la lucha de Lear y su resultado ya van más allá del propio conflicto. Es la causa que están siguiendo cientos de miles de trabajadores y estudiantes que se ven reflejados en esta dura batalla contra el ajuste del gobierno, las patronales y la burocracia.

Tres represiones en un mes

El jueves 26/6, un enorme despliegue represivo siguió con una provocación montada por la Policía Federal, contra la marcha de los obreros de Donnelley y Lear. Hubo compañeros heridos y un detenido.

El 8/7 la Gendarmería cargó contra los trabajadores y estudiantes que cortaban Panamericana. Hidrantes, balas de goma y palos. Todo transmitido en vivo para todo el país. Varios compañeros resultaron heridos y 5 detenidos.

El martes 29/7 la feroz represión de la Policía Bonaerense dejó 19 heridos y 3 detenidos, recibiendo un extendido repudio de organizaciones políticas, gremiales y de derechos humanos.









  • No hay comentarios para este artículo