Homenaje a Octavio Fernández Vilchis en el Museo Casa de León Trotsky

06 Oct 2012   |   comentários

El 29/9 se realizó una emotiva ceremonia en honor a Octavio Fernández Vilchis (1914-2003), uno de los fundadores del trotskismo en México, con la presencia de su familia, José Antonio de León, director del museo, Esteban Volkov, nieto de Trotsky, y Adolfo García Videla, cineasta. Fernández, junto a Diego Rivera, gestionó ante el presidente Lázaro Cárdenas, en 1936, el asilo político de Trotsky en el país. Fue miembro del Partido Comunista Mexicano y, posteriormente, fue uno de los fundadores y líderes de la Liga Comunista Internacionalista (LCI), sección mexicana de la IV Internacional. Fue uno de los principales colaboradores del revolucionario ruso en su último exilio, y entre sus tareas se contaron la edición, elaboración de artículos, impresión y distribución de la revista Clave, publicación que fue un faro político y teórico en el preludio de la Segunda Guerra Mundial para el trotskismo latinoamericano. También organizó las guardias tanto en la casa azul de Frida y Diego, como en la casona de la calle Viena en Coyoacán, para la protección de Trotsky.
Abrió el homenaje a su labor revolucionaria José Antonio de León. Se develó una placa conmemorativa en la puerta del Museo Casa de León Trotsky, mientras su hijo Alberto Fernández -fiel guardián de la memoria de su actividad revolucionaria-, destacó la dedicación de Octavio Fernández a la causa revolucionaria de la IV Internacional e hizo entrega a Esteban Volkov y al museo, el estandarte de la LCI- IV Internacional, mismo que acompañó a la LCI en diversas actividades, campañas y mítines desde 1935 y finalmente estuvo en las guardias que se montaron frente al féretro de Trotsky. Esteban Volkov, nieto de Trotsky, tomó la palabra, y expresó su gran agradecimiento a Octavio y a toda su familia, que se había transformado en la propia familia de Trotsky en México, por la colaboración con la causa revolucionaria y la ayuda brindada en todos los terrenos. A continuación se esparcieron las cenizas de Fernández en el jardín, alrededor del mausoleo del compañero de Lenin y se cerró la ceremonia con un brindis.









  • No hay comentarios para este artículo