Marxismo revolucionario versus estalinismo

Frente Popular en España

26 Apr 2014   |   comentários

Bárbara Funes

La Revolución Española –que se desarrolló entre 1931-1939, antesala de la Segunda Guerra Mundial– fue el escenario en el que el estalinismo jugó un importante papel en la derrota. Ganó una posición entre las direcciones del movimiento obrero debido al gran prestigio que tenía entre las masas, por encarnar en el imaginario a la victoria de la Revolución Rusa, siendo en realidad su negación más absoluta.

JPEG - 110.9 KB

La caída de la dictadura de Primo de Rivera en 1930, con manifestaciones en Madrid de obreros y estudiantes, fue el primer paso. En septiembre una oleada de huelgas generales conmovió a Valencia, Sevilla, Madrid, Barcelona, Bilbao y otras ciudades. Así, en abril de 1931 nació la República española. En mayo, batallones obreros enfrentaron a los monárquicos en Madrid. En junio los republicanos ganaron las elecciones a Cortes constituyentes y entre julio y agosto la represión sofocó la marea de huelgas obreras. La Federación Anarquista Ibérica organizó rebeliones en Cataluña en 1932. En 1933 fue aplastado el levantamiento anarcosindicalista en Barcelona, la Confederación Nacional del Trabajo se abstuvo en las Cortes y la derecha y los monárquicos tomaron el control de las mismas. En 1934, Lluís Companys, de la Esquerra Republicana de Cataluña, fue electo diputado en las Cortes Generales. En abril el gobierno reprimió una huelga general en Barcelona. A mediados de 1934, estalló una huelga general en el país liderada por los socialistas. Su expresión más radicalizada se dio en octubre con la gloriosa Comuna de Asturias, una insurrección que inició con una huelga general de los mineros. Quedó aislada por la política de socialistas, anarquistas y estalinistas, y fue derrotada.

Un frente de colaboración con la burguesía

En 1935, en el XII Congreso del PC de la URSS, se votó la política del “Frente Popular”: una alianza con republicanos liberales tras un programa de reformas democráticas. Esta orientación, expresión del carácter contrarrevolucionario del estalinismo, fue adoptada por la Internacional Comunista y en España se expresó como un frente electoral de colaboración de clases que llegó al gobierno en julio de 1936.

Para salvar a la burguesía, el objetivo del Frente Popular era “frenar el movimiento de masas orientándolo hacia la colaboración de clases… hoy que las masas están impacientes y listas a explotar, se ha hecho necesario un freno más sólido, con la participación de los ‘comunistas’… [es] una válvula de seguridad del régimen contra el movimiento de masas” .
Trotsky polemizó contra la explicación que daba el estalinismo de su intervención en el Frente, presentándolo como la “alianza del proletariado con las clases medias”. Para el marxismo, la alianza del proletariado con la pequeña burguesía de las ciudades y el campo debía realizarse en lucha intransigente contra sus direcciones y nunca adoptando como propio un programa burgués.

“Democracia” versus fascismo

Luego del golpe de Franco, la respuesta obrera y popular enlazó la lucha contra el fascismo con el ataque a la propiedad privada. El estalinismo sostenía que la tarea del momento era ganar la guerra, y más tarde hacer la revolución, evitando “asustar” a los aliados burgueses, y en esa lógica se aliaron con las potencias “democráticas” –Francia e Inglaterra– y reprimieron los aspectos más avanzados de la acción de las masas–las colectivizaciones de tierras, milicias, control obrero en Cataluña, expropiación de fábricas – Frente a esta división falaz de la Guerra Civil en dos “campos”, el republicano y el fascista, Trotsky sostuvo que

…sobre el territorio de la España republicana, dos programas irreconciliables se han enfrentado. De una parte el programa de la salvación de la propiedad privada contra el proletariado a toda costa y en la medida de lo posible, la salvación de la democracia contra Franco. De otra parte, el programa de la abolición de la propiedad privada, por medio de la conquista del poder del proletariado. El primer programa expresaba los intereses del capitalismo, por intermedio de la aristocracia obrera, las capas elevadas de la pequeña burguesía y, sobre todo, de la burocracia soviética. El segundo programa traducía en lenguaje marxista, las tendencias, aún no plenamente conscientes, pero poderosas, del movimiento revolucionario de las masas. Para desgracia de la revolución, había entre el puñado de los bolcheviques y el proletariado revolucionario el muro contrarrevolucionario del Frente Popular.

La principal tarea del Frente Popular fue la reconstitución de la República: la restauración del orden burgués como respuesta a la radicalización de las masas.

El PC en el Frente Popular

En diciembre de 1936, se hizo pública una carta de Stalin, Vorochilov y Molotov a Francisco Largo Caballero, presidente de la Segunda República. Allí afirmaban que había que lograr el apoyo, o por lo menos, la benévola neutralidad de la pequeña y mediana burguesía protegiéndolas contra las confiscaciones y, “asegurándoles… la libertad de comercio”, debían atraer al gobierno a los amigos de Manuel Azaña “para impedir a los enemigos de España que la consideren como una república comunista, lo que constituye el peor peligro para España”, y, por último, el gobierno republicano debía aclarar que “no toleraría que se afectaran la propiedad y los intereses legítimos de los extranjeros establecidos en España, y ciudadanos de los países que no apoyaban a los rebeldes” .

En 1937, el dirigente Santiago Carrillo en el Congreso estalinista abogó por la renuncia a todo objetivo socialista inmediato: propuso una coalición de comunistas y socialistas contra los tres enemigos, Franco, los “trotskistas” y los “incontrolables”.

Las causas de la derrota

La política de traición del Frente Popular se expresó, entre otras cuestiones, en el desarme de las milicias, frenar la incursión en la propiedad de capitalistas y terratenientes, y no dar respuesta al problema colonial, cuyo epicentro era Marruecos, luego plataforma de la avanzada del general Francisco Franco. Al servicio de ello se liquidó físicamente a trotskistas, anarquistas y poumistas en las prisiones clandestinas de la GPU, el servicio de inteligencia de la URSS. Esta política y la ausencia de una dirección revolucionaria, fue el factor determinante en la derrota de la revolución. A esto se sumó que la URSS redujo el envío de armas a la España republicana, amén de que las que enviaba en no pocos casos eran de pésima calidad. Tras la derrota, muchos republicanos pudieron exiliarse. Algunos llegaron a México, bajo el gobierno del general Cárdenas. Pero ésa es otra historia.

1 León Trotsky: ¿A dónde va Francia?

2 León Trotsky: La lección de España / Última advertencia. Stalin quiso demostrar a las potencias imperialistas que podía ser un socio confiable y contener una revolución, con el objetivo de proteger los privilegios obtenidos por la burocracia en la URSS y evitar la “amenaza” de la guerra en territorio soviético.

3 Ver León Trotsky, op. cit.

4 Pierre Broué y Émile Términe: La Revolución y la guerra de España, cap. 11 “La dislocación del frente antifascista”.

El programa del Frente Popular

“El programa de la nueva coalición era un programa moderado que los socialistas calificaban sin rodeos de “democrático burgués”: vuelta a la política religiosa, escolar y regional de los primeros años de la República, reactivación de la reforma agraria, medidas de reanimación de la economía por la intervención del Estado, amnistía para todos los presos políticos… El pacto de alianza electoral estaba firmado por la Izquierda Republicana, la Unión Republicana, el Partido Socialista, el Partido Comunista, la UGT, la Juventud Socialista, el POUM, el Partido Sindicalista y la Esquerra Catalana.”

Pierre Broué
España 1931-1939: La revolución perdida


Quién es quién en la Revolución Española

Izquierda Republicana: partido reformista, liderado por Manuel Azaña.
Partido Socialista Obrero Español (PSOE): se fundó en 1879. Francisco Largo Caballero y Juan Negrín fueron dos de sus dirigentes.
POUM: fusión de la Izquierda Comunista de Andreu Nin y Juan Andrade con el Bloque Obrero y Campesino de Joaquín Maurín, no se definió por la IV Internacional. Se fundó en 1935.
Esquerra Republicana Catalana: Uno de sus principales dirigentes fue Lluís Companys. Era federalista: estaba por la asociación de las diversas nacionalidades que conforman el Estado Español.









  • No hay comentarios para este artículo