Balance del Encuentro Nacional Feminista

11 Nov 2013   |   comentários

Entrevista a la agrupación de mujeres Pan y Rosas

EO: ¿Qué te pareció el encuentro?

Marisol: Fue muy interesante la diversidad de feminismos que estuvieron presentes. Nos concentramos para intercambiar y discutir más de 1600 mujeres; además realizamos una combativa movilización que hizo cimbrar la capital del estado con consignas y cartelones, cuerpos pintados y hip hop feminista. Pero para seguir caminando es muy importante parar y pensar por dónde caminar: lejos de ser un debate de jóvenes y adultas, como muchas compañeras quisieron reducir, el Encuentro fue un punto de encuentro de estrategias distintas para luchar. Por un lado el PRD, quiso posicionarse como defensor de los derechos de las mujeres, que por la vía del Pacto por México viene impulsando la ofensiva contra lxs trabajadorxs. Además, en cuanto derechos como al aborto y matrimonio igualitario, no lo levantan claramente a nivel nacional. Sus planteos democráticos están puestos no en enfrentar a quienes nos vienen golpeando, sino a ser una presión a izquierda por dentro del régimen. Otro sector importante, en su mayoría ONG´s, planteó la necesidad de fortalecernos para poder tener interlocución con el estado, reduciendo la lucha de las mujeres al cabildeo, al presupuesto para las mujeres y a la formulación o reformulación legislativa. Por el contrario, creemos que este primer gran paso tiene que estar puesto en función de abonar en la construcción un gran movimiento de mujeres a nivel nacional, que pelee en las calles y confiando en sus propias fuerzas, contra el gobierno y el Pacto por México.
Soy estudiante y vivo en el Estado de México, uno de los estados más peligrosos para las mujeres, donde estamos siento brutalmente asesinadas ante la mirada ajena de las autoridades. El hecho de que el siguiente año el encuentro sea aquí, nos da la posibilidad de evidenciar la alarmante situación vivimos. Además abre la posibilidad de entablar el diálogo con las combativas compañeras de Atenco.

JPEG - 150.5 KB

EO: ¿Cuál fue la intervención de Pan y Rosas en el ENF?

Marisol: Dimos el debate por la necesidad de que los encuentros de mujeres sean de miles y gratuitos, con sede en escuelas y espacios públicos, invitando desde los centros de estudio y trabajo, a estudiantes, amas de casa, indígenas, desempleadas, trabajadoras, empleadas domésticas, artistas y en general a todas las mujeres que quieran organizarse en defensa de sus derechos. Me sorprendió mucho la cantidad de dinero que se recaudó para realizar en Encuentro (casi 2 y medio millones de pesos), y aún así cobraran la entrada, prefiriendo destinar dinero a un hotel de 5 estrellas, en detrimento de hacer una convocatoria más amplia.

Ale Toriz: Planteamos que necesitábamos un Encuentro que debatiera amplia y profundamente sobre la situación que atravesamos las mujeres hoy. Que funcione de manera asamblearia y sea resolutivo en cuanto a acciones unificadas. Así tenemos que decidir democráticamente miles de mujeres un Plan de Lucha Nacional para enfrentar la ofensiva de Peña Nieto y el Pacto por México, que mantiene a las mujeres en la miseria, la violencia y la explotación. Lamentablemente no pudimos votar acciones nacionales, que empujaran la lucha por nuestros derechos. Es desde esta perspectiva es que invitamos a las cientos de compañeras asistentes al ENF y las que quieran organizarse, llevar a sus lugares de trabajo y escuelas, los debates abiertos en el encuentro. Este primer paso tendría que estar puesto para abonar el impulso un gran movimiento de mujeres a nivel nacional, en las calles, independiente de los partidos del Pacto por México y desconfiando de las instituciones a la vez que soldemos alianzas con otros sectores en lucha como el magisterio combativo.

EO: En el ENF anunciaron que Pan y Rosas se suma al Movimiento de los Trabajadores Socialistas. ¿Qué significa dar este nuevo paso?

Ale Toriz: Previo al ENF decidimos sumarnos a la construcción del MTS, nuestra intervención en el Encuentro también estuvo dirigida a abrir el debate sobre la necesidad de construir una alternativa política nacional, que levante un programa para fortalecer nuestra lucha. Un programa que levante la lucha contra la violencia, el feminicidio y la trata de mujeres, que además construya en nuestros centro de trabajo demandas por mejores condiciones salariales, a la vez que lucha contra la discriminación y acoso laboral hacia las mujeres, que pelee por guarderías gratuitas e igual salario que, en común con nosotras, que luche por nuestro derecho al aborto libre, seguro y gratuito garantizado por el Estado. Sin embargo, todas estas luchas deben estar ligadas hacia la transformación radical de esta sociedad que permita construir no sólo una igualdad ante la ley sino frente a la vida. Esta perspectiva la discutimos con decenas de compañeras de distintos estados y empezamos a discutir cómo hacer carne la campaña por la construcción del MTS.









  • No hay comentarios para este artículo