BRASIL

Aumenta la represión contra la huelga, pero los trabajadores siguen en lucha

08 Aug 2014   |   comentários

Por Diana Assunção, dirigente del Sintusp y la LER-QI

JPEG - 144.3 KB

Ya son más de 70 días de huelga y el Rectorado de la Universidad de San Pablo (USP) y el gobierno de Geraldo Alckmin, del Partido de la Socialdemocracia Brasilera (PSDB), endurecen las medidas contra la huelga de los trabajadores de la Universidad, uno de los principales conflictos del estado que pone en primer plano la lucha por la educación pública y de calidad. Esta semana el Rectorado no pagó los días parados a los más de 1000 trabajadores en huelga, llegando a casi 13 sedes de las más de 50 de la universidad, que cuenta con más de 15 mil trabajadores.

Este ataque no puede quedar impune y por eso se está organizando una gran campaña por un fondo de huelga y el fortalecimiento de la lucha. Un profesor aliado a los trabajadores, Jorge Luiz Souto Maior, además juez laboral, donó su salario completo al fondo de huelga. Al mismo tiempo, los trabajadores respondieron a este ataque organizando un piquete en el Rectorado.

El comienzo de clases plantea un escenario favorable para el desarrollo de la huelga ya que la presencia de profesores y estudiantes puede ayudar a profundizar las medidas contra el gobierno y el Rectorado que permanecen intransigentes frente a las demandas de los trabajadores, que reivindican un aumento salarial ya que somos de los pocos sectores del país que recibió 0% de aumento, es decir, venimos perdiendo capacidad adquisitiva. El mayor temor del Rectorado y del gobierno es que esta alianza pueda transformarse en una gran lucha por el salario pero también por la educación pública y gratuita contra los proyectos de privatización del PSDB y obstaculizar los planes electorales de los próximos meses.

Los trabajadores de la USP necesitan de la más amplia solidaridad. Podemos triunfar si avanzamos en la unidad con profesores y estudiantes y si los movimientos sociales, las centrales sindicales, personalidades, intelectuales y artistas se suman a la enorme campaña por el fondo de huelga y la apertura de negociaciones, para ganarle al gobierno de Alckmin y el Rectorado. Esta semana más de 100 profesores y juristas firmaron un manifiesto contra los ataques a nuestro derecho de huelga.

Además, los trabajadores de la USP continúan levantando con firmeza la bandera por la liberación inmediata de nuestro compañero Fábio Hideki, trabajador de la USP y miembro del Comando de Huelga, preso desde hace más de 40 días de forma escandalosa, como chivo expiatorio, acusado por la policía y por Alckmin de ser el líder de los Black Blocs. Esta acusación que busca criminalizar los movimientos sociales, fue desenmascarada esta semana con la investigación que lleva adelante la propia policía al declarar que las sustancias encontradas en la bolsa de Fabio no eran explosivos. ¡Exigimos su libertad inmediata!

Estas medidas de descuento salarial y prisión de nuestro compañero, se combinan con la tentativa del Rectorado y del gobierno de desmontar los piquetes de los trabajadores. Como lo reflejó la prensa, los pocos piquetes que fueron desarmados por la policía fueron nuevamente levantados por los trabajadores que siguen firmes en defensa de su derecho de huelga. Un gran ejemplo fueron los trabajadores de la alcaldía de la universidad, con el compañero Brandão al frente, que votaron frente a la policía la continuidad del piquete y la resistencia al ataque policial. Contaron con el apoyo de los trabajadores del Hospital Universitario que participaron del acto para reforzar el piquete de los trabajadores.

Desde la Liga Estrategia Revolucionaria – Cuarta Internacional (LER-QI) que participamos junto a decenas de trabajadores en el Movimiento Nuestra Clase, estamos interviniendo en esta huelga para transformarla en una verdadera batalla de clase que pueda triunfar y por una universidad al servicio de los trabajadores y el pueblo pobre.









  • No hay comentarios para este artículo